miércoles, febrero 01, 2006

The Emancipation of Mon and Mabel


Mis queridos Món y Mabel se independizan. Y claro, éste es un buen momento (por fuerza) para empezar a familiarizarse con la cocina. El otro día Mabel pedía aquí a gritos algunas recetillas para comer bien, equilibrado y sin complicarse mucho. Pues aquí van dos muy sencillitas:

Ensalada de pollo para vagos

1 bolsa de ensalada Florette (recomiendo la de escarola, canónigos y radiccio),
1 filete de pechuga de pollo,
1 tomate,
maíz,
queso poco curado graso o Burgos,
mayonesa,
ketchup.

Haz el filete de pechuga a la plancha, sin sal, y deja que se enfríe. Lava y corta los tomates en dados y mézclalos en un bol con el contenido de la bolsa de Florette (también se puede hacer sólo con lechuga, pero así te queda más soso). Añade el maíz, el pollo en dados y unos cubitos de queso graso, o mejor de Burgos, si estás a dieta. Mezcla un poco de mayonesa light con ketchup para hacer la salsa rosa y revuélvelo todo. Si lo dejas un tiempecito macerando está más rica, porque la pulpa del tomate se mezcla por toda la ensalada. Por cierto, si pasas de salsorras, también puedes aliñarla con aceite de oliva y vinagre de módena.

Tomates rellenos apañaos

1 kilo de tomates no muy maduros,
un poco de margarina,
2 ó 3 latas de atún en escabeche,
queso Philadelphia,
un poco de salmón ahumado,
anchoas.

Lo bueno de esta receta es que te la puedes inventar cada vez, por eso son tan apañaos los tomates rellenos. Pero bueno, ésta es muy rica. Corta el tomate por la parte superior y vacía su contenido. Guárdate el sombrerito para decorar. Mezcla la pulpa con la margarina y el queso hasta hacer una pasta, a la que después incorporaremos el atún desmigado, y el salmón y las anchoas troceaditas. Salpimentamos el interior de los tomates y los rellenamos con la pasta. Pones el sombrerito y... ¡listo! Si estamos en plan pobre, podemos sustituir el salmón y las anchoas por maíz dulce y palitos de cangrejo. O incluso hacer una pasta con cebollita picada, huevo cocido, atún, guisantes y mayonesa. Lo bueno es que puedes echarle lo que tengas a mano en el frigo.

Pues nada, suerte, chicos, en vuestra nueva vida de emancipados!!! Y os prometemos más recetitas para que os alimentéis como es debido.

7 Comments:

Blogger MABEL said...

¡¡¡Gracias Churri!!! ¡¡¡Tienen una pinta buenísima tus recetas!!! Un beso enormeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee... De todas formas, tenemos una cenita pendiente...

1:22 p. m.  
Blogger puravida said...

JAJAJAJAJAJAJAJ!!!!!!

muchas gracias gapo!!! te juro q he tomado nota de estas cosas...

nos vemos pronto (el mismo 4)

1:25 p. m.  
Blogger meri said...

Felicidades a los emancipados! que sea para bien y disfrútenlo mucho!!!

Y a cocinar!, que es lo único agradecido de la casa!!!

1:48 p. m.  
Anonymous Sra. Ash said...

Más vale tarde que nunca ¿¿??

• Me encanta todo el pescado pero hay un pez que no puedo ni ver, desde una vez que me encontré con un gusano horroroso que atravesaba la carne de una palometa (riéte tu de alien) no puedo ni pensar en comerla, se me pone el pelo de punta sólo de recordarlo...

• Odio el helado DE RON CON PASAS me parece repugnante como poco

• Las habas, no las habitas sino las vainas, me parecen peludas, como judías verdes recubiertas de piel de melocotón

• Las milhojas me parecen un misterio sin resolver de la repostería. No entiendo cómo a alguien se le pudo ocurrir semejante mezcla

• Y 5, tengo una especie de adicción extraña por las pajitas de patata, concretamente las de los supermercados DIA

Me ha encantado la teoría de la psicoactividad de las mandarinas ¿¿¿??? ¿Qué pasó exactamente?

11:18 p. m.  
Blogger Mario said...

Sra. Ash, como sigue usted fielmente este blog, ya se imaginará que el helado de ron con pasas y las milhojas son dos de mis postres favoritos... ¡si por algo dice Meri que me gustan los dulces de vieja!

8:31 a. m.  
Blogger meri said...

Jo, Mario, es q eres lo peor!!

Qué fuerte lo de la Palometa!... no sé si alguno vamos a poder seguir comiéndola después de su historia!

Lo de las mandarinas (también me pasa con las naranjas) me ha ocurrido muchas veces: de sobremesa, en casa y por alargarla un poco, seguir comiendo mandarinas una tras otra y empezar a contar chorradas y descojonarnos, como si de porros de tratase. Una experiencia, de verdad. Y muy sana!

10:10 a. m.  
Blogger meri said...

Por cierto, que como no me gusta nada de la familia de las habas no las conozco bien, pero esas que cuenta, ¡¡¡con pelillos!!!... argggg! espeluznante!

10:12 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home