viernes, agosto 18, 2006

Gastronomía portuguesa


Lisboa, las playas atlánticas, el encanto de la gente y, bueno, la comida, han hecho que este año decidiéramos ir de vacaciones a Portugal. Fuimos en dos tandas así que las impresiones gastronómicas distan bastante. Espero que Mario puntualice mis comentarios.

No era mi primera visita y he vuelto con la misma sensación que la anterior vez: en Portugal (o Lisboa al menos) se vive y come fenomenal. En las dos breves visitas he constatado cuáles son los pilares de la gastronomía lisboeta: los queijos, los peixes y la cerveja. Bueno, en realidad, el vinho verde es más propio de la zona, pero nosotros somos fieles amantes de la cebada y no nos cambiamos así como así.

En Lisboa, cuando te sientas a comer en algún sitio, para empezar te ponen un dispensão que viene a ser una especie de tapa normalmente compuesta por queso y pan con mantequilla. A veces también incluye algún paté de atún o alguna otra delicia. Como bien advierten los camareros "no es obligatorio comérselo", porque si no te lo comes no te lo cobran. Pero, amigos, a ver quién es el guapo que no se rinde ante estos manjares cuando se ha sentado a una mesa muerto de hambre.

La mantequilla es mantequilla con sal (normalmente marca Mimosa), una mundana delicatessen que soy incapaz de no probar. ¿Y los quejos? La mayoría de los queijos portugueses no tienen D.O. pero no desmerecen en nada: estos días hemos probado seudoidiazábales, seudotetillas y seudomanchegos curados, siempre buenísimos y siempre gracias a ese invento que es el dispensão.

Los peixes son otros indispensables si viajas por estos lares. La mayoría están hechos a la parrilla (grilhada) y sacando lo mejor de cada sabor. Yo me reencontré con las sardinhas, un pescado que nunca me ha hecho ninguna gracia y que sin embargo, allí, apetece a todas horas (entre otras cosas porque las hueles por las calles). El bacalhau es otro clásico básico de la zona: lo cocinan de mil maneras distintas!

Y na, el vinho verde nos pareció un poco timo la verdad. Como un Ribeiro un poco aguado (me perdonen los que sepan de esto y les parezca digo barbaridades). Más rico (¡y barato! aunque el vinho verde en restaurante cuesta en torno a 6 euros -baratísimo!-) nos pareció el vinho a pressão: vino tirado de grifo a ¡sólo! 2 euros la jarra. Tremendo.

Sin embargo, la cerveja fue la gran estrella de estos días: en Portugal tu corazón se divide entre la Sagres y la Super Bock. Nosotros, que somos unos clásicos, nos decantamos más por la segunda, que es muy parecida a la Mahou. Pero vamos, que si te traían una Sagres, pues ni tan mal.

Y en general eso fue todo. También probamos un churrasco de carne (supuestamente para dos personas, pero vamos, que de ahí comía toda una familia opusiana). Y como somos un poco garrulos, pues también nos dimos al McDonald's, a los kebabs y a un japo. Por cierto que en este último descubrí un té buenísimo que sabe como a campo. Yo pedí un té verde, pero claramente no lo era. Ahora me asaltan las dudas. ¿Sería té de arroz? ¡Vamos a tener que investigar!

6 Comments:

Blogger Mario said...

Bueno, bueno, bueno! Poco más tengo que añadir a esta revisión porque yo he catado más o menos lo mismo. Aparte de los queijos, cervejas (viva Super Bock!) y peixes, también hemos probado:

* Caldo Verde: aunque se toma en invierno, Lore insistió en que lo mejor para los calores y regular el termostato interior es meterse una bomba como ésta (sus experiencias en el desierto tunecino lo corroboran). El caldo verde es que es una seudosopa que lleva puré de patata y tiras de col. La que nos sirvieron llevaba también chorizo. Para mí, que no soy nada de sopas y purés, pues nada del otro mundo.

* Ensalada de polvo: una ensalada elaborada con pulpo que está muy rica y picante gracias a las especias que le ponen. La nuestra creo que llevaba cilantro y le daba un aire oriental riquísimo, supongo que por la herencia viajanta lusa.

* Pataniscas: auténtica delicia de la provincia de Lisboa. Son unos buñuelos deliciosos que se acompañan de un guiso (feijoada) de judías pintas y arroz. El guiso, ni fu ni fa, pero las pataniscas... ¡deliciosas!

* Lulas: esto es, chocos, chipirones o chopitos. La verdad es que las hemos pedido en diversos sitios y en cada uno nos sorprendían con una preparación diferente. En algunos sitios no limpiaban por dentro las lulas y eso producía gestos de angustia entre mis compis de viaje. A mí me parecía superexótico y me las zampaba gustosamente.

* Fritanga: el bacalao rebozado es el rey de los bares grasientos lisboetas, pero también puedes zampar otras guarradas ideales para subir el colesterol como bechamel con sabor a gambas rebozada o bolitas empanadas de pollo adobado... Algunas fritangas eran un poco timo, otras, ¡estaban deliciosas!

* Tentempiés: Una especie de bollos preñados de chorizo y otros embutidos suelen ser una buena opción para comer algo entre horas o para seudocenar. Yo no los caté, pero los portugueses sí que le daban. Atención, las tostas son los sándwiches de aquí, y los sándwiches de allí, los bocadillos de aquí. Si vas a pedir un sandwich misto, que sepas que te van a poner un bocadillo de queso con jamón y sin pasar por la plancha.

* Bolihnos: o boulinhos, que son unos dulces que nos vendieron en medio de la playa de Guincho. Nada mejor para sofocar los calores que meterte para el cuerpo un bollaco de harina frita con azúcar (es parecido al donut).

* Peixes: enamorado totalmente quedé de cómo hacen el pescado. Las sardinas asadas, el bacalao a la portuguesa o el atún encebollado son sólo algunas de las delicias que pude catar. Magnífico!!!

Si me acuerdo de más, lo pongo!!!

9:03 a. m.  
Blogger Mr Grieves said...

Hum que buena pinta todo!! Portugal Rules!!!

4:31 p. m.  
Blogger Marisa said...

!SúperBock!
Divina, me encanta.
¿Sabes que algunos bares en Madrid la tienen? Nosotros peregrinamos a buscarla.
Tengo muy buenos recuerdos gastronómicos de Portugal, antes íbamos mucho desde Galicia.

1:35 p. m.  
Blogger meri said...

Síiiiiii!!! Fue super emocionante cruzarnos el otro día con un camión de Super Bock!!! jajaja, buena idea eso de "peregrinar" detrás de ella...!

4:02 p. m.  
Blogger Víctor said...

"un te que sabe a campo"...jajaja!

4:04 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Increible lo que hay que se lee por aquí... ¿ cómo se puede decir que no hay quesos con D.O. en Portugal ?. ¿ Pero que vinho verde probastéis ? hay vinhos vedes buenísimos, pero es que aparte de esos, en Portugal hay otros vinos que son espectaculares como los del Douro, Dao, Alentejo, etc.. en resumen, me gustaría saber a mi que Portugal visitasteis.... o si es que os enterasteis de alto.....
lo cual dudo.... cuando se escribe algo mejor o se hace con conocimiento de causa o se queda uno calladito...

12:52 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home